Miguel A. Sánchez

 

La momia de Nesi-Amón del Metropolitan Museum of Art de Nueva York: Accidente o transplante para la eternidad

 

 

El Metropolitan Museum of Art ha ofrecido en los últimos meses una exposición sobre la Medicina en el Egipto antiguo. Una de las piezas más dramáticas de la exposición es la momia intacta de Nesi-Amón, acompañada de un examen radiológico por medio de un TAC. Nesi-Amón es una momia de la dinastía XXV, obviamente aristocrática o al menos de una familia con grandes recursos económicos.

 

La interpretación de los hallazgos radiológicos, por los miembros del Grupo de Estudios de Momias del Museo, ya publicado anteriormente, es que el cuerpo de Nesi-Amón muestra patología consistente con un accidente. Describen fracturas de cráneo, del humero derecho y de la pelvis izquierda. También describen huesos extrínsecos y bastones de papiro. La explicación de estos últimos elementos se da como " usado por los embalsamadores para estabilizar el cuerpo".

 

Un análisis cuidadoso del material expuesto y publicado, muestra datos que no solo no están de acuerdo con esa interpretación sino que abren el camino para una visión diferente de las técnicas de momificación relacionadas con principios religiosos del Egipto antiguo:

1) La fractura del brazo derecho esta acompañada de atrofia perióstica y acortamiento de la longitud del humero, con reacción de los tejidos blandos y formación de callo.

2) Las vértebras torácicas muestran escoliosis severa.

3) La pelvis izquierda, fracturada, es posiblemente más pequeña que la derecha.

4) Hay una fractura craneal derecha, pero sin reacción de tejidos blandos.

5) Los huesos exógenos, parcialmente introducidos en la cavidad torácica y abdominal, representan un humero, un cubito, un radio y un fémur. Lo que quiere decir un brazo y una pierna.

6) Los bastones de papiro están localizados a los dos lados de la columna vertebral. 

 

Una interpretación alternativa a la publicada es que Nesi-Amón ha tenido una serie de alteraciones óseas muy antiguas (pude que congénitas) y que los elementos introducidos son un intento de "completar" el cuerpo para la otra vida, un trasplante para la eternidad.