José Manuel Galán Allué

 

Los patios de entrada a las tumbas del "Proyecto Djehuty", Dra Abu el-Naga (Luxor)



La mayoría de las tumbas tebanas de la dinastía XVIII fueron excavadas en la falda de una de las colinas rocosas que conforman la antigua necrópolis de la orilla occidental. Delante de la construcción subterránea, las tumbas tenía un espacio al aire libre definido por la fachada y por sendos muros laterales, en muchos casos también tallados en la roca de la colina. Este espacio descubierto tenía su importancia como parte del monumento funerario, pues era aquí donde se realizaban algunos de los rituales funerarios, como "La apertura de la boca", y donde tenían lugar las celebraciones posteriores en honor a la memoria del difunto.

 

Por distintas razones, sin embargo, el exterior, el denominado "patio" o "vestíbulo", ha sido poco documentado y estudiado comparado con el interior de las tumbas. Durante las cinco primeras campañas del "Proyecto Djehuty" en la colina de Dra Abu el-Naga, el trabajo arqueológico se ha centrado en el exterior, frente a la tumba de Djehuty (TT 11), alto dignatario de la reina Hatshepsut, y frente a la tumba de Hery (TT 12), de época de Amenhotep I. La excavación ha sacado a la luz sus respectivos patios de entrada, además del patio de una tumba ubicada entre las dos, identificada como -399-, y el de la tumba de un tal Baki, ambas también datadas en la primera mitad de la dinastía XVIII. La documentación y publicación de estos cuatro patios supone, por tanto, una aportación sustancial al conocimiento de las tumbas tebanas de esta época.